El test PerMè permite controlar simultáneamente los diferentes aspectos inflamatorios de la nutrición, que pueden causar muchos síntomas y trastornos, indicando el camino dietético y el estilo de vida adaptado a las necesidades de cada persona

Gracias a esta prueba, es posible conocer su perfil dietético individual, el nivel de marcadores de inflamación, su sensibilidad personal a los azúcares y cualquier predisposición genética de su organismo. Se sugerirán de forma científica y personalizada los alimentos que deben gestionarse para modular mejor las respuestas inflamatorias y mantener, sin especial esfuerzo, un estilo de alimentación saludable, completo y variado.

INFLAMACIÓN ALIMENTARIA

Esta prueba mide los niveles de dos citoquinas inflamatorias (BAFF e PAF) que también están relacionadas con el tipo de alimentación y los niveles de IgG específicos de los alimentos vinculados al consumo excesivo o repetitivo de alimentos o grupos de alimentos. La introducción repetida de alimentos o grupos de alimentos específicos puede dar lugar a un estado inflamatorio que se detecta mediante la lectura de dos indicadores: BAFF y PAF. Paralelamente, a través de la lectura de la Inmunoglobulina G (IgG) específica de los alimentos, se define el Perfil Alimentario Personal. Estas inmunoglobulinas representan la " señal " del consumo excesivo o repetido de uno o más grupos de alimentos específicos que pueden contribuir a la persistencia de un estado inflamatorio.

INFLAMACIÓN POR AZÚCARES

La introducción diaria de azúcares (glucosa, almidones refinados, fructosa y sustancias como el alcohol que comparten las vías metabólicas) puede provocar verdaderos daños inflamatorios y alteraciones del metabolismo. El resultado proporciona indicaciones prácticas para modificar algunos hábitos alimentarios con el fin de controlar de forma personalizada la relación con los azúcares y conquistar y mantener un estado de bienestar. Al medir la albúmina glicada y mel metilglioxal la prueba detecta la sensibilidad glúcida individual e identifica el exceso en el consumo de todos los tipos de azúcares mucho antes de que sea evidente el daño que pueden causar.
Recientemente se ha documentado que la hemoglobina glicada y la glucemia en ayunas, evaluadas por sí solas, no pueden detectar los daños tempranos causados por los azúcares, incluso los azúcares ocultos, utilizados diariamente. Los efectos potencialmente nocivos de los azúcares (como la fructosa, la glucosa, la maltosa, el sorbitol, la galactosa y otros) y el alcohol se detectan con prontitud y se puede vigilar la respuesta a los cambios nutricionales y los eventuales ajustes terapéuticos.

PREDISPOSICIÓN GENÉTICA

El análisis de ADN no identifica una evolución específica hacia la enfermedad. El conocimiento de una predisposición genética puede ser muy útil para implementar estrategias de comportamiento adecuadas para una prevención apropiada. El Test PerMè analiza la posible predisposición a las principales enfermedades crónicas degenerativas: obesidad, diabetes, esteatosis hepática y enfermedades autoinmunes. Para orientar mejor el control de los posibles valores alterados en la relación con los azúcares, es importante conocer la condición genética que puede condicionarlos. Al analizar la predisposición genética para ciertas condiciones como la obesidad, la diabetes o la esteatosis hepática, no se lee una evolución específica hacia la enfermedad, sino que simplemente se ayuda a comprender si existe un aspecto estructural, genético o familiar que facilite la aparición de un problema de salud cuando no se toman las medidas necesarias. Las tres variantes genéticas (SNP) o polimorfismos genéticos estudiados en la prueba también están relacionados con el manejo de los azúcares, especificando que estos polimorfismos nunca indican el desarrollo de una enfermedad sino que señalan la relación de probabilidad (odds ratio), para algunos sujetos, de desarrollar esa enfermedad y la necesidad de una mayor atención dietética o nutricional, porque caracterizan una mayor sensibilidad personal al tipo de problema considerado. El cuadro genético que se ha analizado tiene, por lo tanto, el simple valor de una "advertencia de precaución", que puede manejarse de manera adecuada, a veces incluso con simples modificaciones de algunos hábitos alimenticios individualmente incorrectos.

BIOAGE*

Los telómeros son la parte final de cada cromosoma. Su acortamiento es un proceso fisiológico que, si se acelera, puede ser un signo de envejecimiento celular temprano. Midiendo la longitud media del ADN telomérico de los leucocitos, la prueba proporcionará la BioAge, un índice sintético interpretativo de la edad biológica. La evaluación de la diferencia entre la edad personal y la BioAge permitirá sugerir posibles cambios en el estilo de vida o integraciones/terapias que pueden ayudar a frenar los posibles procesos de envejecimiento temprano. * disponible sólo con PerMè 360

ENCUENTRA EL CENTRO MÁS CERCANO

Cómo realizar nuestras pruebas

Hacer pruebas de laboratorio de GEK es rápido y fácil.
Una vez que haya identificado el centro afiliado de GEK, estos son los pasos a seguir

Toma de muestra <br>y envío.

Toma de muestra
y envío.

  • Tomar una pequeña muestra de sangre capilar de la punta de un dedo
  • Registrar sus datos personales en el centro afiliado
  • La muestra registrada se envía desde el centro afiliado por mensajería al Laboratorio GEK
  • Análisis e informes

    Análisis e informes

  • El laboratorio, de forma completamente anónima, realiza los análisis requeridos
  • El personal médico/científico del laboratorio GEK elabora los informes de los exámenes requeridos
  • Entrega del Informe

    Entrega del Informe

  • El centro afiliado entrega los resultados
  • Todo esto sucede en menos de 10 días hábiles